sábado, 29 de junio de 2013

Una bacteria es la culpable de las molestias por gases

Una bacteria es la culpable de las molestias por gases 
Un estudio del hospital Vall d'Hebron señala que las personas que van al médico por flatulencias no producen mayor cantidad de gases sino que son más irritantes por la presencia de la 'Bilophila wadsworthia', una bacteria que es la principal productora de gas irritante en estos pacientes.

El trabajo, realizado por el Grupo de Investigación en Fisiología y Fisiopatología Digestiva del centro, ha identificado las bacterias responsables de producir más gas intestinal, pero, sobre todo, de aumentar la sensibilidad a estos gases en algunos pacientes.

Además, se ha determinado cómo influye la dieta en estos síntomas y en la cantidad de gas evacuado, y establece diferencias de composición de la microbiota intestinal entre los pacientes con síntomas y los pacientes que no tienen.

En el estudio, publicado en la revista 'GUT', una de las más reconocidas de la especialidad, se diseñaron dos grupos de análisis y se evaluaron sus hábitos dietéticos para no partir de diferencias, pero uno tenía problemas de flatulencias y el otro no, según ha informado el centro en un comunicado.

Según el doctor Fernando Azpiroz, responsable del trabajo, a los dos grupos se les forzó a tomar una dieta rica en productos flatulentos y se vio que, si bien en ambos aumentaban las molestias, la microbiota presente en las heces era diferente entre los que se quejaban y los que no.

También ha explicado que en la microbiota intestinal hay gran cantidad de especies pero dos grandes familias, los firmicutes y los bacteroidetes que agrupan el 95% de todas las bacterias intestinales, y que en los pacientes con síntomas intestinales se produce una rotura del equilibrio, mientras que permanece estable en los que no tienen esos síntomas.

Uno de los hallazgos más significativos del estudio es la presencia de 'Bilophila wadsworthia', una bacteria descrita por primera vez el año pasado, que está claramente relacionada con la inflamación intestinal y que es productora de gas sulfhídrico, y que aumenta en la biota intestinal según los alimentos consumidos.

El gas sulfhídrico que produce esta bacteria es irritante y aumenta la sensibilidad intestinal, y su cantidad se relaciona con la cantidad de gas producido.

Para los expertos, el gran hallazgo de este estudio es que la 'Bilophila wadsworthia' está en el intestino de los pacientes que presentan síntomas y no en el intestino de los controles sanos, lo que demuestra que no es la cantidad de gas lo que origina las molestias sino su composición.

Por el contrario, en las personas que no tienen esta bacteria la dieta flatulenta produce también gases pero fundamentalmente hidrógeno, metano y otros gases que no son irritantes.

EFE

viernes, 28 de junio de 2013

Generan huesos 'artificiales’ a partir de células madre de cordón umbilical

Generan huesos 'artificiales’ a partir de células madre de cordón umbilical 
Científicos españoles han patentado un nuevo biomaterial para desarrollar tejido óseo, conocido como huesos artificiales, a partir de células madre procedentes de cordón umbilical. Este material consiste en una tela de carbón activado sobre la que se soportan y se diferencian las células dando origen a un producto capaz de promover el crecimiento del hueso.

Investigadores granadinos han desarrollado un nuevo biomaterial que permite generar tejido óseo (huesos artificiales) a partir de células madre procedentes de cordón umbilical.

Aunque este método aún no se ha aplicado en modelos de investigación in vivo, los resultados obtenidos en el laboratorio son altamente prometedores, y en un futuro podrían servir para fabricar medicamentos destinados a la reparación de lesiones óseas u osteocondrales, tumorales o traumáticas y a la sustitución del cartílago en aquellas extremidades óseas que lo hayan perdido.

Tras la obtención de hueso artificial en el laboratorio, el siguiente paso que los científicos tienen previsto dar es implantar este biomaterial en modelos de experimentación animal, como ratas o conejos, para comprobar si es capaz de regenerar el hueso en ellos.

Los autores, pertenecientes al Centro de Investigación Biomédica y a las Facultades de Ciencias de las Universidades de Granada (UGR) y Jaén y al Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra (CSIC), han logrado este importante avance científico tras años de investigación en el ámbito de la biología celular, la radiobiología y el estudio de los materiales y sus correspondientes publicaciones científicas.

Avance científico pionero en el mundo

Como han explicado los autores de esta patente, actualmente no existen productos alternativos en el mercado, ni tampoco descritos en la bibliografía científica. Sí existen antecedentes de desarrollo de materiales que cumplen la función básica de estimular la diferenciación celular, pero nunca antes se había logrado producir ex vivo un material biológicamente complejo y semejante al tejido óseo.

Además, la metodología de diferenciación de células madre desarrollada en Granada utiliza un soporte tridimensional, y permite obtener tipos celulares implicados en regeneración ósea en condiciones de cultivo celular que no requieren factores de diferenciación adicionales o distintos a los presentes en el suero del cultivo celular. Dicho de otro modo: gracias a esta invención, es posible conseguir un biomaterial que comprende células madre sobre el soporte de tela carbón activado, que es capaz de generar un producto en el que existen células de linaje osteocondral y matriz orgánica extracelular mineralizada.

La patente desarrollada en Granada podría tener numerosas aplicaciones en el ámbito del uso de las células madre en la medicina regenerativa, así como en el tratamiento de los problemas del tejido óseo y las lesiones cartilaginosas.

Tras este importante hallazgo científico, los investigadores confían en obtener la financiación necesaria para poder continuar trabajando en esta línea, y poder lograr el fin último de esta invención: regenerar huesos implantando este biomaterial en pacientes con patologías que afecten al sistema óseo.

UGR | SINC