sábado, 28 de enero de 2012

Los bancos más valiosos del mundo

Los bancos más valiosos del mundo
En estas entidades bancarias se guarda algo más precioso que el dinero. Se almacena la información indispensable para luchar contra todo tipo de enfermedades. Ese es el objetivo principal de los biobancos españoles, que almacenan y ponen a disposición de la comunidad científica muestras biológicas humanas de calidad. Además, desde el pasado 18 de noviembre, estrenan normativa reguladora.

Desde que existe investigación biomédica, hay científicos que han generado colecciones de muestras humanas para sus proyectos de investigación: sangre, saliva, pelo, uñas, tumores, lágrimas, etc. Sin embargo, la transformación formal de esas colecciones en biobancos no se inició hasta la creación, en 2004, del Banco Nacional de ADN (BNADN). El valor de los tejidos que recogen es incalculable.

“Los investigadores pueden empezar a trabajar desde el primer día en un proyecto con todas las muestras recogidas en un biobanco”, explica Alberto Orfao, director del banco pionero, ubicado dentro del Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de Salamanca. “Esa disponibilidad supone un ahorro enorme de trabajo, se puede acelerar más de tres años un proyecto de investigación”.

Como en las grandes bibliotecas, en los biobancos se selecciona la información –en este caso, las muestras biológicas estandarizadas– más útil y de mayor calidad. Este préstamo busca obtener mejores marcadores para diagnosticar las enfermedades y pronosticar qué pacientes responderán mejor al tratamiento.

Lo positivo es que esa información facilitada por los donantes, y requerida por los investigadores, volverá a los pacientes, quizás no a la misma persona que cedió sus datos, pero sí a otros que sufran en el futuro la misma enfermedad.

“Es un círculo virtuoso porque ayuda a que la investigación vaya más deprisa y a que el trasvase de información entre las necesidades de los clínicos, el potencial de los laboratorios básicos y la respuesta clínica sea más rápida”, afirma Enrique de Álava, director del laboratorio de patología molecular diagnóstica o Banco de Tumores de Castilla y León.

Los biobancos son solo el principio. Estos centros no tienen como objetivo hacer investigación, sino actuar como un facilitador para encontrar la cura de diversas enfermedades. En España, ya son más de cien los centros que albergan información muy útil para ello, la mayoría incluidos dentro de la Red Temática de Biobancos Hospitalarios, una iniciativa del Instituto de Salud Carlos III.

Y es que en un país líder en la donación de órganos, su comportamiento en la cesión de muestras biológicas es igualmente ejemplar. “La gente en España es generosa y responde a pesar de que saben que ellos no van a disfrutar de un beneficio directo para su propia enfermedad”, apunta Orfao. “Es muy excepcional que un paciente se niegue al pedirle el permiso”.

Verónica Fuentes | SINC

No hay comentarios:

Publicar un comentario